noviembre 27, 2021

El Zota Estación Biológica

Somos una estación biológica localizada en Costa Rica, contamos con senderos de longitud de hasta 50 kilómetros para avistamiento de aves, anfibios y mamíferos, tour en bote, hospedaje y actividades de MTB.

Monoterpenos y otros antídotos…

Nos encanta ir al bosque, caminar por los senderos y sentir el aire puro chocar contra nuestra piel e ingresar a nuestros pulmones, escuchar la corriente incesante del río hablar con las piedras, los delgados rayos de luz filtrarse por entre las ramas y hojas del follaje denso del bosque… todo esto lo disfrutamos porque es una profunda experiencia sensorial que nos relaja. En efecto ir al bosque es terapéutico, pero va más allá de solo relajarnos.

Rodearse de esa infraestructura verde durante algunas horas aporta innumerables beneficios a nuestro cuerpo, corroboran una gran multitud de estudios que se realizan al rededor del mundo. Estos estudios exploran la química forestal que existe debajo de las copas de árboles, la concentración de compuestos orgánicos volátiles que emiten las plantas, que son los principales determinantes de los efectos inducidos por las arboleadas. A estos compuestos se les llama monoterpenos.

Estos compuestos producen efectos de relajación en el organismo, bajan las hormonas del estrés, tienen propiedades anti-inflamatorias, neuro-protectoras y antitumorogénicas

Se tratan de compuestos químicos, condicionados por las circunstancias climáticas y geográficas, que se transportan por el aire y que los árboles usan para comunicarse entre ellos, así como mecanismo de defensa ante herbívoros. Según recientes estudios, estos compuestos producen efectos de relajación en el organismo, bajan las hormonas del estrés, tienen propiedades anti-inflamatorias, neuro-protectoras y antitumorogénicas. No es que cura el cáncer, sino que favorecen el aumento de la actividad de las células NK, las cuales funciona como nuestro ejercito para combatir bacterias y patógenos. Además de eso, los monoterpenos tienen una gran influencia en el clima, contribuyendo por ejemplo a la formación de nubes.

Como si ya el bosque no nos aportara prácticamente todo, descubrimos más propiedades que confirman 1. Esa sensación de relajamiento que sentís cuando te sumergís al bosque no es inventada, 2. Todo está conectado a beneficio de todos. De aquí la importancia de los baños de bosque, no solo para caminar y recrearte con amigos, sino que son una muy buena forma de recuperar energía. Ahora mismo la sociedad vive un momento de aflicción y confinamiento que genera un volumen alarmante de estrés y ansiedad, sumándole el bullicio y la contaminación de las ciudades.

Nuestro entorno no es el asfalto, el hormigón, el plástico, la contaminación ni el ruido. Entrar a un bosque es como volver a casa.

“Nuestro entorno no es el asfalto, el hormigón, el plástico, la contaminación ni el ruido. Entrar a un bosque es como volver a casa. Es nuestra casa. Hace centenares de millares de años, como especie sapiens, estuvimos envueltos y nos desarrollamos en un medio forestal, que podía ser más o menos abierto, donde encontrábamos recursos, recolectábamos y hallábamos sustancias y esencias que nos enriquecían. Nuestro organismo estaba adaptado a ello. También encontrábamos en él sustancias que no somos capaces de sintetizar y de forma natural las obteníamos de este entorno” explica Jaume Hidalgo, presidente de la Asociación Selvans en Catalunya, uno de los lugares en los cuales se están realizando ese tipo de estudios sobre la extraordinaria relación bosque-humano.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20200820/482626254327/bosque-beneficios-salud.html

 

Translate »